RSS

El cambio climático en la Antártida, influido por factores locales

[Fecha: 2011-03-14]

Científicos de Alemania han cuestionado la hipótesis vigente de que las fluctuaciones de temperatura en la Antártida se deben principalmente a cambios climáticos en el hemisferio norte. Según indican, una proporción muy importante de las fluctuaciones térmicas en este continente se deben en la misma medida a cambios climáticos locales en el hemisferio sur. Los autores, especialistas en climatología, realizaron reconstrucciones de las temperaturas históricas a partir de testigos de hielo y han publicado los resultados de su estudio en la revista Nature.

Las variaciones en la órbita y en la inclinación de la Tierra han sido uno de los principales factores de los cambios en el clima del planeta durante el último millón de años. A principios del siglo XX, el matemático serbio Milutin Milankovitch calculó la influencia de la distribución estacional de la insolación. Según sus cálculos, los cambios en la insolación sobre el hemisferio norte repercuten considerablemente en el cambio climático durante períodos prolongados de tiempo, porque las superficies terrestres en concreto reaccionan de forma sensible a dichos cambios en la insolación, si bien las masas terrestres se encuentran distribuidas de manera desigual por el planeta.

Desde entonces sus postulados han constituido la hipótesis de trabajo dominante en la investigación climatológica, respaldados por numerosas reconstrucciones climáticas basadas en testigos de hielo, sedimentos marinos y otros archivos del clima.

Sin embargo, tras volver a analizar las reconstrucciones de las temperaturas a partir de testigos de hielo, tres climatólogos del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina de la Asociación Helmholtz (AWI, Alemania) han cuestionado estas afirmaciones.

Por primera vez, los autores, Thomas Laepple, Gerrit Lohmann y Martin Werner, tuvieron en cuenta el hecho de que las temperaturas invernales quedan mejor registradas que las temperaturas estivales en los testigos de hielo antárticos. Al incluir este efecto en los cálculos de los modelos, las fluctuaciones de temperatura reconstruidas a partir de los testigos de hielo también pueden atribuirse a cambios climáticos locales en el hemisferio sur.

Además, en opinión del profesor Lohmann, los indicios hallados en los testigos de hielo coinciden con los datos obtenidos de otras fuentes. «Hemos logrado demostrar que no sólo los datos de los testigos de hielo, sino también de los sedimentos marinos, presentan variaciones similares en determinadas temporadas», señaló. Estos hallazgos sugieren que «quedan muchas cuestiones que tratar por lo que se refiere a la interpretación de los datos paleoclimáticos».

Por su parte, el Dr. Laepple indicó: «Nuestros resultados también revisten interés porque pueden sacarnos de un “callejón sin salida” en sentido científico». Ciertamente, hasta ahora han sido muchos los investigadores que han tratado de interpretar los datos históricos del clima terrestre extraídos de la Antártida partiendo de la hipótesis clásica de Milankovitch. Pero según afirmó Laepple, «hasta la fecha no se han podido corroborar todos los aspectos de esta hipótesis». En su opinión, tras este nuevo estudio «el debate queda reabierto y se puede tratar de adquirir una comprensión más precisa de los mecanismos físicos prolongados que influyen en la alternancia entre glaciaciones y períodos cálidos».

Los tres autores puntualizaron que sus hallazgos no ponen en duda la hipótesis de que el cambio climático observado en la actualidad se debe en su mayor parte a la intervención humana. Aclararon que los cambios cíclicos como los examinados en su artículo de Nature se prolongan durante períodos que duran decenas de miles o incluso cientos de miles de años. La abultada emisión de gases que influyen en el clima por parte de los humanos en cuestión de unos pocos cientos de años ha agudizado el incremento natural de los gases de efecto invernadero tras la última glaciación y constituye un fenómeno excepcional en el último millón de años.

Para más información, consulte:

Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina (AWI):
http://www.awi.de/en

Nature:
http://www.nature.com/

DOCUMENTOS RELACIONADOS: 32884

Categoría: Varios
Fuente: Nature; AWI
Documento de Referencia: Laepple, T., et al. (2011) Synchronicity of Antarctic temperatures and local solar insolation on ortital timescales. Nature 471: 91-94. DOI: 10.1038/nature09825.
<!–Acrónimo del Programa: MS-D C
–>Códigos de Clasificación por Materias: Investigación sobre el cambio climático y el ciclo del carbono; Investigación científica

RCN: 33186

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Testigos de hielo desvelan grandes variaciones en la quema de biomasa

[Fecha: 2010-12-17]

 

El análisis de una serie de testigos de hielo antárticos ha deparado indicios de una gran variación en la cantidad de vegetación quemada en el hemisferio sur durante los últimos 650 años. Los descubrimientos, sobre los que se ha publicado un artículo en la revista Science, contradicen la creencia actual de que la quema de biomasa es hoy mayor que nunca.

El trabajo recibió fondos del programa EUROCLIMATE («Variabilidad climática y ciclos de carbono pasados, presentes y futuros»), enmarcado en el programa EUROCORES de la Fundación Europea de la Ciencia (ESF). EUROCORES recibió apoyo comunitario a través del Sexto Programa Marco (6PM).

Científicos del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) y la Universidad Stony Brook (Estados Unidos) utilizaron en este estudio una nueva técnica analítica para averiguar los niveles de monóxido de carbono (CO) hallados en burbujas atrapadas en el hielo y extraídas mediante sondeos en la capa de hielo antártica.

El CO atmosférico procede principalmente de un número limitado de fuentes: la oxidación atmosférica de hidrocarburos como el metano y otros; la quema de biomasa; y la quema de combustibles fósiles. Estas fuentes suponen el 90% del presupuesto actual de CO global. En la actualidad se sabe poco sobre las variaciones en la concentración de CO atmosférico durante la era preindustrial. No obstante, se trata de un dato decisivo pues el CO influye en el clima y en la química atmosférica al interactuar con el metano, el ozono y otras sustancias.

La comunidad científica es capaz de determinar la proporción de CO procedente de la quema de biomasa mediante el estudio de las concentraciones de distintos isótopos del oxígeno que contiene el CO atmosférico. El CO generado por incendios en la vegetación posee una mayor proporción del isótopo oxígeno 18 que otras fuentes de CO.

«Al combinarlo con los resultados de otras mediciones de la concentración de CO, este registro nos permite concretar la intensidad relativa de la quema de biomasa en el hemisferio sur durante un periodo de 650 años», comentó John Mak de la Universidad Stony Brook, director de la investigación.

«Hemos descubierto que la cantidad de biomasa quemada ha cambiado considerablemente durante este periodo y que la quema de biomasa supuso una fuente considerable de CO durante la época preindustrial.»

De hecho, los testigos de hielo mostraron que las concentraciones de CO atmosférico totales han menguado en un 25% entre mediados del siglo XIV y el siglo XVII, antes de recuperarse por completo a finales del siglo XIX. Por otro lado, diversos estudios sobre firmas de isótopos de oxígeno en el CO muestran que la cantidad de biomasa quemada varió considerablemente con el paso de los siglos.

Según los investigadores, la quema de biomasa se redujo en aproximadamente un 50% durante el siglo XVII. No obstante, a finales del siglo XIX volvió a aumentar cerca de un 100%. Entre finales del siglo XIX y la actualidad la quema de biomasa parece haber disminuido un 70%.

Estos descubrimientos concuerdan con los resultados obtenidos por otros estudios dedicados a estudiar cambios en la quema de biomasa a través de la concentración de partículas de carbón halladas en los sedimentos. Además, los registros del hemisferio sur difieren considerablemente de los del norte, lo que apunta a la posible necesidad de actualizar algunos modelos climáticos con esta información nueva.

«A pesar de la consistencia [de nuestros resultados] con descubrimientos anteriores, está extendida la creencia errónea de que hoy en día la quema de biomasa es mucho mayor que en el pasado», indicó el profesor Mak. «Se trata de un hecho trascendental, ya que muchos investigadores dan por hecho que la quema de biomasa antropogénica es mucho mayor que la natural. Aunque esto pueda ser cierto, dada la cantidad de población del siglo XVIII, la verdad es que la quema de biomasa [del hemisferio sur] actual parece menor que la realizada hace uno o dos siglos, situación que obliga a reevaluar las fuentes.»

Para más información, consulte:

Science:
http://www.sciencemag.org

Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS):
http://www.cnrs.fr

Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos (NSF):
http://www.nsf.gov

Programa EUROCLIMATE:
http://www.esf.org/activities/eurocores/completed-programmes/euroclimate.html

Categoría: Resultados de proyectos
Fuente: Science; CNRS; NSF
Documento de Referencia: Wang, Z., et al. (2010) Large variations in southern hemisphere biomass burning during the last 650 years. Science 330: 1663-1666. DOI: 10.1126/science.1197257.
<!–Acrónimo del Programa: FRAMEWORK 6C, MS-FR C
–>Códigos de Clasificación por Materias: Ciencias de la Tierra; Aspectos sociales; Meteorología; Investigación sobre el cambio climático y el ciclo del carbono; Investigación científica; Coordinación, Cooperación

RCN: 32884

 
 

Etiquetas: , ,

La Antártida está sin vegetación hace 12 millones de años

La Antártida está sin vegetación hace 12 millones de añosUn examen minucioso de los primeros registros climáticos detallados de las plataformas continentales que rodean la Antártida revela que el último vestigio de vegetación existente en el continente helado fue un paisaje de tundra en el norte de la península antártica, hace unos 12 millones de años.

La investigación, que fue dirigida por investigadores de la Universidad Rice y la Universidad Estatal de Luisiana, ha sido publicada en línea y será publicada por la revista Proceedings.

El nuevo estudio contiene la reconstrucción más detallada hasta la fecha de la historia climática de la Península Antártica, que se ha calentado significativamente en las últimas décadas. La rápida disminución de los glaciares a lo largo de la península ha llevado a la especulación generalizada acerca de cómo el resto de las capas de hielo del continente va a reaccionar al aumento de las temperaturas globales, según despacho de Europa Press.

“La mejor manera de predecir los futuros cambios en el comportamiento de las capas de hielo antártico y su influencia en el clima es de entender su pasado”, dijo el geólogo marino de la Universidad Rice John Anderson, autor principal del estudio. El estudio presenta la imagen más detallada hasta la fecha de la forma en que la Península Antártica sucumbió al hielo durante un largo período de enfriamiento global.

En un período más cálido en el pasado de la Tierra, hace 55 millones de años, la Antártida estuvo libre de hielo y llegó a alojar bosques. Vastas capas de hielo del continente, que hoy en día contienen más de dos tercios del agua dulce de la Tierra, comenzaron a formarse hace unos 38 millones de años. La Península Antártica, que se adentra más al norte que el resto del continente, fue la última parte de la Antártida en sucumbir al hielo. Es también la parte que ha experimentado el calentamiento más dramático en las últimas décadas, y su temperatura media anual subió hasta seis veces más rápido que la temperatura media anual a nivel mundial.

“Hay un largo debate acerca de la rapidez con que avanzaba la glaciación de la Antártida”, dijo Sophie Warny, geóloga de la Universidad Estatal de Luisiana que se especializa en palinología (estudio del polen fósil y esporas) y dirigió la reconstrucción palinológica. “Hemos encontrado que el registro fósil era inequívoco, la expansión de los glaciares en la Península Antártica fue un proceso largo y gradual que fue influenciado por los cambios atmosféricos, oceanográficos y tectónicos”.

Warny y sus estudiantes fueron capaces de determinar las especies exactas de plantas que existieron en la península durante los últimos 36 millones de años después un minucioso examen durante tres años de miles de granos individuales de polen que se han conservado en sedimentos fangosos bajo el fondo del mar frente a la costa.

“El registro de polen en las capas sedimentarias era hermoso, tanto en su riqueza y profundidad”, dijo Warny. “Esto nos permitió construir una imagen detallada de la rápida disminución de los bosques durante el Eoceno tardío – hace unos 35 millones de años – y la glaciación generalizada que tuvo lugar en el Mioceno medio -.

Hace unos 13 millones de años” La obtención de las muestras sedimentarias no fue fácil. El tesoro protegido en barro fue enterrado debajo de casi 100 metros de rocas sedimentarias densas. Estaba en la costa de la península en aguas poco profundas que están cubiertos de hielo la mayor parte del año y acosado por los icebergs. Anderson, un veterano de más de 25 expediciones científicas a la Antártida, y sus colegas pasaron más de una década buscando financiación y desarrollando el tipo adecuado de equipos de perforación para atravesar la roca.

 
 

Etiquetas: , , , ,

Un estudio español analiza el impacto del turismo en la fauna de la Antártida

Según la International Association of Antartica Tour Operators (IAATO), 46.000 personas visitan este continente cada año. La preocupación por mantener esta zona es cada vez mayor, puesto que su conservación es fundamental para mantener el equilibrio ecológico de la Tierra. A la espera de una cvaloración precisa de las consecuencias ambientales del turismo antártico comercial, un estudio español lanza ahora las primeras un conclusiones: los visitantes oficiales suponen sólo el 30% del impacto real.

Determinar hasta qué punto el turismo afecta al equilibrio ecológico de este continente y conocer los cambios que genera en él la presencia del ser humano es el objeto de la investigación dirigida por Javier Benayas, científico de la Universidad Autónoma de Madrid, en la que ha participado Pablo Tejedo.

En una primera toma de contacto, los investigadores pasaron tres semanas en el continente de hielo, evaluando los efectos del turismo. Una de sus primeras conclusiones es que los datos facilitados por la Organización Internacional de Tour Operadores (IAATO, por sus siglas en inglés) se quedan muy cortos y que los 46.000 visitantes oficiales suponen sólo el 30% del impacto real.

“Teníamos cierta confianza, pero hemos comprobado revisando los datos y contrastándolos con los de otros investigadores y gestores de las bases antárticas que podríamos estar hablando de 70.000 personas, porque no se han contabilizado ni todos los barcos ni las visitas de los propios guías ni de la tripulación. Aunque no sean turistas que han pagado por ello, son personas que bajan a tierra e impactan”, explica Tejedo.

Aunque de momento estos investigadores no se encuentran en situación de asegurar que el turismo afecta gravemente a las colonias (existen estudios que certifican que las visitas son inocuas en los éxitos reproductivos de las especies antárticas), ya han registrado algunos cambios poblacionales en algunos grupos que han sido visitados por turistas.

“Ahora mismo estamos desarrollando varios estudios para comprobar si es un fenómeno generalizado o puntual, pero estamos hablando de unos determinados niveles de turismo. Si cada año se va incrementando, podríamos hablar de un problema más serio y más grave”, puntualiza el investigador.

Los lugares en los que es posible bajar a tierra son muy reducidos, y casi todos los cruceros suelen hacer los mismos recorridos deteniéndose en zonas en las que se desarrolla una parte importante del ciclo vital de la fauna. “Es lo que nosotros llamamos oasis antárticos. Zonas que se quedan libres de hielo en verano, que son ocupadas por los pingüinos, por las focas, por los elefantes marinos para reproducirse”.

Otro de los peligros que conlleva el turismo antártico es la posibilidad de accidentes catastróficos, poco habituales hace unos años, pero en progresión. Esto se debe, además de al mayor número de buques, a que el cliente cada vez quiere una visita más exclusiva y obliga a los operadores turísticos a diseñar visitas más arriesgadas. La Antártida está declarada Patrimonio de la Humanidad, además de ser un continente dedicado a la Ciencia y la Paz. Cualquier cambio que se produce permanece mucho tiempo.

Turismo sí, pero regulado

Para que el turismo en la Antártida sea sostenible el primer paso es la regulación del sector y la limitación del número de cruceros y de impactos. “Nosotros no estamos en contra del turismo, es algo muy difícil de evitar, y que además no es deseable evitar”. Por el contrario, para el equipo de investigación en el que participa Tejedo, este estudio “es una oportunidad para gestionar mejor un tipo de turismo y hacer que no sea impactante”. Para ello proponen certificar a los guías, controlar mediante otros barcos las rutas de los cruceros turísticos y evitar que desembarquen en zonas prohibidas.

Esta investigación forma parte de la campaña antártica española 2008/2009. Es uno de los 25 proyectos desarrollados por científicos españoles que están financiados por el Ministerio de Ciencia e Innovación en el marco del Año Polar Internacional. Aunque los primeros pasos se remontan a 2002, fue en 2007 cuando presentaron una acción complementaria; un proyecto de un año para diseñar una investigación a más largo plazo.

El objetivo ahora es “proponer un estudio a cinco años para elaborar un plan de seguimiento del impacto de los turistas centrado en Isla Decepción, una zona que está en el top ten de los lugares más visitados por turistas” y en con la que España siente un cierto compromiso, puesto que la base Gabriel de Castilla lleva instalada allí desde 1989.

Durante las primeras tres semanas los investigadores han realizado entrevistas con otros científicos, guías, tour-operadores, además de colectivos locales. También han realizado mediciones a nivel de suelo, cambios físico biológicos e indicadores microbiológicos, que actualmente están tratando. “Ahora estamos trabajando en una batería de indicadores que luego podamos cruzar”, en las posibles expediciones a la Antártida.

Fuente: DiCYT

 
3 comentarios

Publicado por en mayo 5, 2011 en Antartida, Noticias

 

Etiquetas: , ,

Descubren en la Antártida un microorganismo resistente a la radiación



El Instituto Antártico Chileno presentó hoy los resultados de su más reciente expedición científica entre los que se destaca un hallazgo relacionado con la paleontología y el cambio climático.

Descubren en la Antártida un microorganismo resistente a la radiación

Descubren en la Antártida un microorganismo resistente a la radiación
Además de antioxidantes y organismos resistentes a la radiación, se ubicaron bacilos que viven en ambientes extremos, microorganismos que viven sin luz, bacterias que podrían mejorar la producción de antibióticos y fósiles que iluminan el pasado verde del continente blanco. Todos estos fueron algunos de los temas expuestos por los participantes de la expedición, la “más grande” organizada hasta ahora por Chile.
 
La investigadora de la Universidad de Georgia, Jenny Blamey, reveló el que, a su criterio, fue el hallazgo más revelador: el “Deinococcus”, un microorganismo capaz de resistir la radiación que se emite durante los desastres nucleares, la más dañina para los organismos vivos. “Es un descubrimiento muy importante porque este microorganismo es capaz de resistir 5.000 veces más radiación que cualquier otro y además no le ocurren mutaciones”, informó.
 
Asimismo, el paleontólogo de la Universidad de Concepción, Marcelo Leppe, trazó las conexiones que existen entre los territorios patagónicos y la Antártida, espacios que esconden un “tesoro paleontológico” y que explican la historia general de la época en la que desaparecieron los dinosaurios, el Cretácico. Agregó que, a su entender, la Patagonia chilena podría configurar un “parque del Cretácico”, un territorio “gigante y único” para la creación de un turismo sustentable. “Lo que no se conoce, se destruye. La mejor forma de proteger estos territorios es darlos a conocer”, apuntó.
 
“Hay 28 países que realizan investigaciones en la Antártida. De esos 28 programas, 15 ingresan por Punta Arenas, es decir, más del 50%. Eso nos posibilita contar con el apoyo extranjero y también apoyar a programas Antárticos extranjeros”, sostuvo el director del Inach, José Retamales. Añadió que “no hay una Antártida, sino varias”, ya que el “último” continente posee temperaturas que oscilan entre los 5 grados positivos y los 90 negativos. “La Antártida es como otro planeta. Tenerla tan cerca es un desafío apasionante para los chilenos”, sostuvo.
 
El último continente posee una variedad ambiental que ha permitido la adquisición de “valiosos” datos sobre más de 200 microorganismos “únicos”, “que nunca han sido estudiados”, precisó Jenny Blamey. Los exámenes arrojaron hallazgos relacionados con biocompuestos con propiedades antioxidantes, “muy importantes para las mujeres”, bromeó, por su capacidad para generar efectos rejuvenecedores y por sus propiedades de protección contra los rayos ultravioleta del sol.
 
El estudio, que duró más de cuatro meses y en 2010 completó 34 proyectos, contó con la participación de 124 investigadores, con un 56% de estudios realizados en alianza con otros países, según detallaron los científicos durante una rueda de prensa.

 

Etiquetas: , ,