RSS

El cambio climático en la Antártida, influido por factores locales

04 Jul

[Fecha: 2011-03-14]

Científicos de Alemania han cuestionado la hipótesis vigente de que las fluctuaciones de temperatura en la Antártida se deben principalmente a cambios climáticos en el hemisferio norte. Según indican, una proporción muy importante de las fluctuaciones térmicas en este continente se deben en la misma medida a cambios climáticos locales en el hemisferio sur. Los autores, especialistas en climatología, realizaron reconstrucciones de las temperaturas históricas a partir de testigos de hielo y han publicado los resultados de su estudio en la revista Nature.

Las variaciones en la órbita y en la inclinación de la Tierra han sido uno de los principales factores de los cambios en el clima del planeta durante el último millón de años. A principios del siglo XX, el matemático serbio Milutin Milankovitch calculó la influencia de la distribución estacional de la insolación. Según sus cálculos, los cambios en la insolación sobre el hemisferio norte repercuten considerablemente en el cambio climático durante períodos prolongados de tiempo, porque las superficies terrestres en concreto reaccionan de forma sensible a dichos cambios en la insolación, si bien las masas terrestres se encuentran distribuidas de manera desigual por el planeta.

Desde entonces sus postulados han constituido la hipótesis de trabajo dominante en la investigación climatológica, respaldados por numerosas reconstrucciones climáticas basadas en testigos de hielo, sedimentos marinos y otros archivos del clima.

Sin embargo, tras volver a analizar las reconstrucciones de las temperaturas a partir de testigos de hielo, tres climatólogos del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina de la Asociación Helmholtz (AWI, Alemania) han cuestionado estas afirmaciones.

Por primera vez, los autores, Thomas Laepple, Gerrit Lohmann y Martin Werner, tuvieron en cuenta el hecho de que las temperaturas invernales quedan mejor registradas que las temperaturas estivales en los testigos de hielo antárticos. Al incluir este efecto en los cálculos de los modelos, las fluctuaciones de temperatura reconstruidas a partir de los testigos de hielo también pueden atribuirse a cambios climáticos locales en el hemisferio sur.

Además, en opinión del profesor Lohmann, los indicios hallados en los testigos de hielo coinciden con los datos obtenidos de otras fuentes. «Hemos logrado demostrar que no sólo los datos de los testigos de hielo, sino también de los sedimentos marinos, presentan variaciones similares en determinadas temporadas», señaló. Estos hallazgos sugieren que «quedan muchas cuestiones que tratar por lo que se refiere a la interpretación de los datos paleoclimáticos».

Por su parte, el Dr. Laepple indicó: «Nuestros resultados también revisten interés porque pueden sacarnos de un “callejón sin salida” en sentido científico». Ciertamente, hasta ahora han sido muchos los investigadores que han tratado de interpretar los datos históricos del clima terrestre extraídos de la Antártida partiendo de la hipótesis clásica de Milankovitch. Pero según afirmó Laepple, «hasta la fecha no se han podido corroborar todos los aspectos de esta hipótesis». En su opinión, tras este nuevo estudio «el debate queda reabierto y se puede tratar de adquirir una comprensión más precisa de los mecanismos físicos prolongados que influyen en la alternancia entre glaciaciones y períodos cálidos».

Los tres autores puntualizaron que sus hallazgos no ponen en duda la hipótesis de que el cambio climático observado en la actualidad se debe en su mayor parte a la intervención humana. Aclararon que los cambios cíclicos como los examinados en su artículo de Nature se prolongan durante períodos que duran decenas de miles o incluso cientos de miles de años. La abultada emisión de gases que influyen en el clima por parte de los humanos en cuestión de unos pocos cientos de años ha agudizado el incremento natural de los gases de efecto invernadero tras la última glaciación y constituye un fenómeno excepcional en el último millón de años.

Para más información, consulte:

Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina (AWI):
http://www.awi.de/en

Nature:
http://www.nature.com/

DOCUMENTOS RELACIONADOS: 32884

Categoría: Varios
Fuente: Nature; AWI
Documento de Referencia: Laepple, T., et al. (2011) Synchronicity of Antarctic temperatures and local solar insolation on ortital timescales. Nature 471: 91-94. DOI: 10.1038/nature09825.
<!–Acrónimo del Programa: MS-D C
–>Códigos de Clasificación por Materias: Investigación sobre el cambio climático y el ciclo del carbono; Investigación científica

RCN: 33186

Anuncios
 
 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: